El vino “Bastión Rosado” de Viñedos de Camarena obtuvo la mayor puntuación en una de las catas

La Denominación de Origen Méntrida califica de exitosa su presencia un año más durante este fin de semana en la XII Feria Medieval del Vino, organizada por el Ayuntamiento de de Montearagón, uno de los 51 municipios adscritos a esta Denominación de Vino, del Noreste de Toledo.

Un evento que ensalza la cultura del vino de esta comarca tradicional y eminentemente vitivinícola, caracterizada por sus cepas centenarias y la Garnacha como variedad reina de esta Interprofesional uniprovincial de Toledo.

Con sus elaboraciones cada vez más acordes a los gustos del consumidor y la incorporación de nuevas variedades, las miles de degustaciones de los vinos de la DO Méntrida que se llevaron a cabo durante la Feria, volvieron a conquistar a las cientos de personas que visitaron la localidad toledana de Montearagón.

Además de la zona de expositor de la Denominación de Origen Méntrida, con degustaciones de vinos genéricos, también se sumaron otras propuestas de la DO procedentes de bodegas de esta Interprofesional como la Cooperativa San Miguel Arcángel de Montearagón, Condes de Fuensalida, la Cooperativa Nuestra Señora de la Natividad, Cooperativa Santísimo Cristo de la Salud,, Cooperativa Cristo de la Salud, Hacienda Villarta y Bodegas Alonso Cuesta.

Protagonismo de Viñedos de Camarena

Protagonismo especial tuvo la Cooperativa Viñedos de Camarena, que también y en representación del Ayuntamiento de Camarena, asistió con gran variedad de vinos acogidos a la Denominación. En este sentido, la gerente de Viñedos de Camarena, Rosi Pérez Martín, señaló que “la Feria ha sido todo un éxito para todas las bodegas participantes. Nuestra experiencia fue sobre todo la buena acogida entre la gente joven de Bastión Rosado Dulce entre la gente joven y nuestro tinto Bastión 7. El premio más puntuado de esta cooperativa de la DO Méntrida fue Bastión de Camarena, quedando el primero en la cata del sábado por la tarde”, indica Pérez.

Esta feria, por la que pasaron miles de persona durante todo el fin de semana, tiene como objetivo principal dar a conocer los distintos vinos que se producen en la comarca del noreste de Toledo perteneciente a la D.O.P. Méntrida, así como, promocionar a las bodegas que cada año participan en este evento. La primera feria del vino se realizó en el año 2006 y tras el éxito de esta, se han celebrado 11 ediciones, siendo en 2015 galardonada con los Premios Cadena Ser.

Además de la atractiva caracterización medieval, destacaron  las numerosas catas comentadas llevadas a cabo por enólogo, y que dieron una vez más  la oportunidad tanto al público aficionado, como a los profesionales del sector hostelero,  de probar y promocionar  los vinos de la Interprofesional, unos “vinos sencillos y elegantes para beber y disfrutar”, según su presidente, Juan Alonso Cuesta.