Esta mañana la D.O.P. Méntrida ha recibido la visita de uno de los catadores de la prestigiosa Guía Peñín, que ha valorado y puntuado las 60 muestras recibidas de las bodegas de la Denominación de Origen toledana.       El presidente de la D.O., Juan Alonso, ha manifestado que “estar presentes en esta reconocida Guía, que lo estamos desde hace ya 10 años, es todo un logro y una satisfacción. Esta publicación es un referente en el sector vitivinícola nacional e internacional, y el hecho de que un catador con amplia experiencia venga a nuestra sede y cate nuestros vinos es para nosotros muy importante”.       Descripción visual, aromática y gustativa       Javier Luengo, catador y responsable editorial de la Guía Peñín ha sido el encargado de catar las 60 muestras recibidas de la D.O.P. Méntrida, “nos encontramos en plena ronda de viajes y catas para realizar la edición de la Guía Peñín de los Vinos de España 2018, que saldrá a la luz el próximo mes de octubre; en concreto catamos los vinos de las nuevas cosechas y para los vinos jóvenes, los de 2016 hacia atrás. En el caso de la D.O.P. Méntrida el más viejo es del año 2008”.       Para valorar los vinos, tal y como explica Javier Luengo, “realizamos una descripción visual, aromática y gustativa. Se valora el equilibrio de los vinos, que sean representativos de las variedades con las que están hechos, que reflejen el clima y los suelos de la zona de la que provienen. En función de estos parámetros y la mayor o menor complejidad del vino, se otorga una puntuación final”.       Valoración de los vinos       Los vinos catados de la D.O.P. Méntrida, según Javier Luengo, presentan distintas valoraciones, dependiendo de la cosecha, “2016 ha sido una cosecha difícil y podemos decir que los productores han sabido salvar las circunstancias, porque no se aprecian vinos con defectos. Se aprecia una cosecha más floja que la de 2015, con expresión, aromáticamente hablando, pero con bocas ligeras, en comparación con otros años”.       Sin embargo, respecto a la cosecha 2015, “se trata de una cosecha muy expresiva, con expresión frutal, equilibrada y con sabor. Las garnachas es la variedad que más expresión de zona muestra, especialmente las ubicadas en las zonas de más altitud”.       La D.O.P Méntrida, una Denominación con historia La Denominación de Origen Méntrida, integrada por 26 bodegas y cooperativas del noreste de Toledo, fue concebida durante el medievo a determinados señoríos jurisdiccionales que se encargaron de los gobiernos y de llevar a cabo una rápida repoblación. Prueba de ello son las referencias a viñedos que se remontan al siglo XII en esta comarca de la zona norte de Toledo. El cultivo del vino fue prosperando hasta alcanzar su esplendor en el Madrid de los Austrias en la que estos vinos fueron muy apreciados. La Denominación de Origen tal y como la conocemos actualmente nace en 1976. Desde entonces la Denominación de Origen ha pasado por varias etapas y hoy en día se enfrenta a nuevos mercados y nuevos retos.